Visión y valores

Nuestra filosofía es sencilla; producir vino cuidando y manteniendo la esencia de la materia prima, como lo hacían nuestros antepasados, utilizando métodos poco invasivos y priorizando el respeto a la uva.

Sabemos que la tierra, el cultivo y la uva son los parámetros que dictarán el porvenir de nuestro vino, por eso adaptamos nuestros procedimientos a las circunstancias en busca de la máxima calidad.

La dimensión de nuestra producción nos permite el uso de los métodos más tradicionales, tales como una cuidada recolección manual, un almacenaje y transporte de la cosecha en cajas de pequeño tamaño para mimar el fruto, así como no dilatar el proceso de elaboración una vez concluida la recolección.
Para la elaboración seguimos procesos tradicionales, minimizando el uso de maquinaria y trabajando la uva por gravedad. Esta elaboración natural nos garantiza un resultado explosivo, terral, floral.

Vinos

2018Tocando el suelo

  • Vino de Parcela “La Vieja Encina”. Edición Limitada 605 botellas. Elaboración, embotellado y etiquetado manual.
  • Parcela ubicada en el Altiplano de la Región de Murcia a 790 msnm / Cultivo en secano / Cepas viejas plantadas en vaso en el año 1.962.
  • Este vino, nace de una parcela “salvada” por el equipo allá por 2015, cuando sus dueños pretendían acabar con la plantación tras más de 55 años.
  • Parcela en pie franco, con 2,48 hectáreas de terreno que albergan un total de 3.599 cepas de la variedad más característica de la zona, la monastrell.

EquipoLa unión hace la esencia

Profesionales de distintos ámbitos unidos por pasiones afines forman un equipo multidisciplinar donde tradición y vanguardia se dan la mano en busca de resultados únicos e irrepetibles.

La idea nace en 2015, y desde entonces caminamos juntos procurando sinergias que nos empujen a crecer y superarnos. La agricultura tradicional como la entendían nuestros mayores, el respeto a la vid y a la uva y los procesos de vinificación natural son los pilares que sostienen nuestra filosofía enológica. Apostamos por la máxima calidad de nuestros procesos para alcanzar la excelencia en nuestros productos.

La parcela

La parcela está enclavada en terreno forestal de pinar mediterráneo con un bello cortejo de matorral de romero, esparto y herbáceas anuales y en ella las cepas comparten el suelo con varios almendros, islas de vegetación silvestre y una imponente encina de más de 4 metros de altura.

Desde un principio supimos apreciar su potencial y mimarla como se merece para esperar pacientemente que nos devolviera todo el esfuerzo y sacrifico invertidos materializado en este maravilloso vino, del cual nos sentimos profundamente orgullosos.

El proceso de elaboración consiste en un despalillado suave del racimo evitando la rotura de la baya, para realizar una fermentación alcohólica lenta a una temperatura controlada. Tras este proceso, el mosto pasa a barricas de 225 litros, en ellos sucede la fermentación maloláctica. Tras varios trasiegos por gravedad y con al menos 12 meses de descanso en barrica, nuestro mosto se hace mayor y se convierte en un vino tinto de carácter, color intenso, límpido y aromático. Un vino que no será filtrado sino respetado hasta su embotellado manual que culminará con un cuidadoso etiquetado manual.

Avanzamos “tocando el suelo” en busca de nuestro sueño, captar la esencia de la naturaleza y plasmarla en este producto.

Comunicación